Las restricciones a la actividad y la movilidad a consecuencia de la crisis sanitaria provocarán una caída del 36% en los volúmenes de transporte de mercancías en 2020, según los datos que maneja el Foro Internacional de Transporte, ITF.

De hecho, la actividad de transporte, tanto nacional como internacional, sin tener en cuenta las actividades de distribución dentro de las ciudades, podría reducirse más de un 37% respecto a las previsiones globales de 2020.

Por regiones, las diferencias son muy significativas, pues la caída podría superar el 50% en los países del sudeste asiático, Rusia, Asia central e India, mientras que en China, el impacto será de más del 25%. Tanto Europa como América se encuentran en un punto medio, con reducciones que rondarán el 40%, aunque en los países andinos la disminución será de más del 50%.

El e-commerce mantiene las emisiones urbanas

En cambio, la distribución urbana únicamente se reducirá en un 8%. Una de las principales razones es el crecimiento del e-commerce durante el confinamiento, lo que a su vez ha motivado el aumento del número de vehículos de entrega en las ciudades.

En el aspecto positivo, el impacto del Covid-19 en la actividad de carga en 2020 podría conducir a una reducción del 28% en las emisiones de CO2 asociadas al transporte. Para el sector de la distribución, la caída será del 14,5%, registrándose las mayores disminuciones en Rusia y Asia Central, con un 54%.