calidad del aire y contaminacion

Los vehículos más afectados serán los que no tienen etiqueta ambiental, que representan un 17% del parque.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado la revisión del protocolo para episodios de alta contaminación, que entrará en vigor el 8 de octubre de 2018, con el fin de mejorar la protección de la salud de la ciudadanía cuando el dióxido de nitrógeno alcance niveles nocivos.

Las principales novedades son la limitación de la circulación de los vehículos en función de los distintivos ambientales de la DGT, el adelanto y refuerzo de algunos escenarios, la creación de uno nuevo y la extensión a toda la ciudad para ciertas medidas.

También incorpora un nuevo criterio para activar los niveles de preaviso y aviso cuando se superen los umbrales correspondientes en tres puntos cualquiera de la red. La activación de los distintos episodios se producirá cuando la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología sea desfavorable en cuanto a la contaminación.

Cinco escenarios

El protocolo, que tendrá en total cinco escenarios, se pondrá en marcha gradualmente comenzando por la recomendación del uso del transporte público y la reducción de la velocidad máxima a 70 km/h en la M-­30 y los accesos a la ciudad. Para el resto de escenarios, que incluyen restricciones del estacionamiento y la circulación, se avisará con un día.

En el segundo de ellos, además de la limitación del aparcamiento en la zona SER a los vehículos que no sean de cero emisiones o ECO, se introduce la limitación de la circulación de vehículos sin distintivo ambiental en la M­-30. En el tercero, la restricción se extenderá a toda la ciudad.

Como novedad, se ha creado un cuarto para cuando el nivel de aviso se mantenga cuatro días, en el que la prohibición se extenderá a los vehículos con clasificación B en la M­-30. En el quinto escenario, solamente se permitirá circular a vehículos de cero emisiones o ECO.

Excepciones 

Los vehículos más afectados serán los que no tienen etiqueta, es decir, los gasolina anteriores al año 2000 y los diésel anteriores a 2006, que representan un 17% del parque. Durante la aplicación del protocolo, podrán estacionar en plazas del SER ciertos vehículos, como los de residentes o los comerciales e industriales del SER con calificación cero, ECO y C, y los B hasta el 31 de diciembre de 2020.

También se permitirá la circulación a los comerciales e industriales de distribución urbana de mercancías igual o inferior a 3.500 kg hasta diciembre de 2019 y a los de más de 3.500 kg hasta diciembre de 2022.

Habrá excepciones a la limitación para el transporte público, servicios de emergencias, vehículos de profesionales cuya hora de inicio o fin de jornada laboral esté fuera del horario del transporte público, y los de limpieza.