A.P. Moller – Maersk ha realizado ciertos cambios estratégicos para simplificar su estructura, con el fin de mejorar la experiencia del cliente, la eficiencia y el servicio de entrega de mercancías en el área ‘Ocean & Logistics’.

Entre ellos, destaca la integración de la marca Safmarine para favorecer el acceso de los clientes a su oferta global. Ambas marcas comparten una cultura centrada en el cliente y la apuesta por la interacción digital.

Además, la oferta de Damco de servicios aéreos y marítimos LCL se combinará con los productos de la naviera. Desde que en 2018 centrara sus esfuerzos en el ‘freight forwarding‘, ha tratado de adaptarse a las necesidades del cliente y ahora, mejorará la oferta de la naviera en el ámbito de la multimodalidad.

Estos cambios representan un gran paso hacia un servicio de transporte de contenedores integrado, que permitirá conectar y simplificar las cadenas de suministro de los clientes. Ahora, estos demandan el uso de múltiples modos de transporte para ajustarse a sus diferentes necesidades, por lo que los pasos dados por el grupo permitirán acelerar la transformación.

De este modo, los clientes tendrán acceso a una experiencia simplificada, conectada y ágil bajo el paraguas de Maersk, dejando de utilizarse las marcas Safmarine y Damco a finales del año 2020. En esta línea, los equipos de la naviera danesa y de Hamburg Süd se unirán todavía más, aunque seguirán trabajando con sus clientes como marcas separadas con un modelo de servicio diferenciado.