centro-logistico-de-mango-en-barcelona

El centro permitirá a Mango dar respuesta al fuerte crecimiento del canal ‘on-line‘.

Las nuevas instalaciones de Mango en la localidad barcelonesa de Llisá de Munt apenas llevan unos meses funcionando a pleno rendimiento, pero la firma de moda ya tiene prevista su ampliación de cara al año 2023.

El grupo textil ha invertido 232 millones en este centro de 190.000 m², con el que puede gestionar hasta 75.000 prendas cada hora para abastecer a sus más de 2.100 tiendas en 110 países. A pesar de ello, destinará 35 millones más a ampliarlo en otros 90.000 m², con lo que alcanzaría los 280.000 m², tal y como estaba previsto en el momento en que se proyectaron estas instalaciones.

El centro comenzó a construirse en 2011 y permitirá a Mango dar respuesta al fuerte crecimiento del canal ‘on-line’, pues las ventas por esta vía alcanzaron en 2018 el 20% del total de la facturación y se prevé que lleguen al 30% a finales de 2020.

Actualmente, las instalaciones operan una media de 600.000 prendas diarias. El almacén de prendas colgadas tiene una altura de 25 metros y capacidad para almacenar siete millones de unidades, que se descargan a través de nueve muelles telescópicos.

La zona de doblado tiene cuatro almacenes automatizados configurados en doble planta, que alcanzan los 35 metros de altura, con capacidad para más de 20 millones de prendas ubicadas en 800.000 cajas. Asimismo, dispone de clasificadores capaces de repartir hasta 45.000 prendas por hora, que se envían desde allí a la zona de encajado.