Camión repostando en una EE.SS.

El gasóleo profesional solo se aplica a vehículos para transporte de mercancías de más de 7,5 toneladas de MMA.

En su configuración actual, los beneficios fiscales que podría aportar el sistema de gasóleo profesional ante la previsible subida en los impuestos que gravan el gasóleo solo se aplicaría a vehículos de más de 7,5 toneladas de MMA, lo que deja fuera a una parte importante del sector.

El transporte público ligero cuenta, según los últimos datos del Ministerio de Fomento de este mismo mes, con 42.096 empresas activas radicadas principalmente en Cataluña, la Comunidad de Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana, que no podrán acogerse a esta figura y sufrirán de lleno el impacto del aumento de los impuestos sobre el gasóleo anunciados por el Gobierno.

Ante esta situación, la Asociación de Transportistas Autónomos estima que esta subida de impuestos «reduce aún más los márgenes de esta actividad y supone una medida que de mantenerse llevará a miles de profesionales a una situación de auténtica precariedad«.

La organización pide que el gasóleo profesional se aplique a todo vehículo que disponga de autorización de transporte, sin diferenciar su capacidad de carga, ya que, en su opinión, «cualquier discriminación motivada por la dimensión del vehículo sería totalmente injusta y vulneraría el principio de libre competencia entre transportistas«.     

Así mismo, ATA cree que si todos los vehículos con autorización de transporte pudieran beneficiarse del gasóleo profesional se avanzaría en la lucha contra la competencia desleal y pide que, «al igual que en el transporte de viajeros el gasóleo profesional se ha extendido a vehículos que en principio no consideraba la directiva europea, en mercancías se debe de extender a todo vehículo de transporte en posesión de la citada autorización».