Como parte de su plan de automatización, Mercadona ha iniciado la automatización de sus centros de distribución de Zaragoza, Sagunto, San Isidro, en Alicante, y la localidad sevillana de Huévar, con una inversión prevista de 120 millones.

Cada una de las instalaciones tendrá diferentes zonas aclimatadas para productos cárnicos envasados y para frutas y verduras. La primera, en Zaragoza, está en funcionamiento desde antes de Semana Santa.

El proyecto de automatización es una solución modular y escalable, que ha sido implementada de forma autónoma por la cadena de supermercados, sin necesidad de contar con un equipo de instalación. A pesar de la dificultad que ello implica, no ha habido sorpresas en la operativa con pedidos reales y se ha podido brindar el servicio requerido en las tiendas.

El nuevo sistema de manipulación permite la reducción de errores, asegurando un mejor servicio a los clientes, al mismo tiempo que se garantiza la seguridad de los empleados y se evita que tengan una carga de trabajo excesiva.

Cimcorp ya suministró sistemas de automatización a Mercadona en el año 2013, cuando implementó un sistema de preparación de pedidos de productos frescos automatizado en el centro de distribución de Guadix, en Granada. Sin embargo, esta ha sido la primera vez en la que ha actuado como integrador de sistemas.

La solución de alimentos frescos incorporada elimina la necesidad de almacenamiento, lo que disminuye los costes y aumenta la seguridad tanto de empleados como del producto. Además, los robots utilizados manipulan las cajas apiladas en el suelo, sin que sea necesario subir escaleras o revisar estantes, por lo que se trata de un sistema más seguro y ergonómico de limpiar.