Mercadona ya ha iniciado los trabajos para la construcción de su almacén para el canal on-line, otra sus ‘colmenas’, en Alicante y que se sumará a los que ya tiene en marcha la cadena en Valencia, Barcelona y Madrid.

La valenciana invertirá más de 14 millones de euros para levantar una nave que ocupará 10.000 m² de superficie construida sobre una parcela de 19.000 m² de superficie, con la vista puesta en que esté operativa a mediados de 2022.

Desde esta colmena se gestionarán y prepararán los pedidos on-line para la ciudad de Alicante, aunque, en función de la evolución del proyecto, está previsto expandir el servicio a otros municipios de la provincia.

Mercadona estima que los cambios estructurales para optimizar los procesos de preparación y reparto que se producen al trasladar la preparación y envío de los pedidos a estas instalaciones, en lugar de gestionarlos uno a uno desde las tiendas, permiten incrementar la productividad y eficiencia, garantizando un mejor servicio.

Además, la cadena valenciana también está desarrollando una flota de vehículos para el reparto que está compuesta por vehículos a gas que pueden transportar hasta 15 pedidos y que han sido diseñados exclusivamente con tres zonas de temperatura, además de con un sistema de descarga mecanizado que minimiza la manipulación de la carga.