La Autoridad Portuaria de Motril ha adjudicado la instalación de un nuevo punto de conexión en media tensión en las instalaciones portuarias, con el fin de impulsar el uso de electricidad en los atraques, conocido como ‘cold ironing’, con objeto de descarbonizar el transporte.

Con estos trabajos, que tienen un plazo de ejecución de ocho meses por un importe de 328.671,04 euros, el puerto andaluz busca reducir el impacto medioambiental de las actividades portuarias y del transporte marítimo, al evitar que los barcos atracados consuman combustibles fósiles y los sutituyan por energía eléctrica mientras permanezcan amarrados a puerto.

Estos trabajos requieren de adaptaciones y modificaciones de las instalaciones que actualmente están en servicio en el enclave granadino, por lo que la Autoridad Portuaria de Motril ha licitado un contrato de ocho meses de duración destinado a definir las condiciones técnicas y económicas necesarias para la ejecución de los trabajos necesarios para la adecuación de de sus instalaciones eléctricas para poder suministrar los 800 kW demandados por los buques que se pretenden conectar a tierra con el objetivo de descarbonizar el transporte.

Las actuaciones se desarrollarán en diferentes puntos del recinto portuario motrileño, tanto de la propia Autoridad Portuaria como de la compañía eléctrica Endesa.