La Comisión Europea estima que los operadores ferroviarios de mercancías alemán, Deutsche Bahn, austríaco, Österreichische Bundesbahnen, y belga, Société Nationale des Chemins de Fer Belges, han participado en un cártel de asignación de clientes.

Las tres empresas han admitido su participación en esta práctica irregular para repartirse servicios de transporte de carga ferroviaria transfronteriza de vagón completo en corredores ferroviarios clave en la UE y, en consecuencia, han admitido las multas impuestas.

Sin embargo, la colaboración de las compañías con las autoridades europeas hacen que ÖBB hayan recibido inmunidad total, con lo que ha evitado así una multa total de uno 37 millones de euros, mientras que DB y SNCB se han beneficiado de una reducción de sus multas por su cooperación con la Comisión durante la investigación y han sido sancionadas con 48.324.000 y 270.000 euros, respectivamente.

La investigación de la Comisión reveló que las tres empresas ferroviarias se coordinaron entre diciembre de 2008 y abril de 2014 mediante el intercambio de información colusoria sobre las solicitudes de los clientes y que se intercambiaron cotizaciones más altas para proteger sus respectivos negocios.

Consecuentemente, la Comisión considera probado que los operadores han participado en un plan de asignación de clientes, prohibido por las normas de competencia de la Unión Europea.