La red nacional de repostaje de hidrógeno que está diseñando Naturgy contará en una primera fase con 38 hidrogeneras, que permitirán dar servicio de repostaje de hidrógeno en el entorno urbano e interurbano y potenciar la movilidad sostenible en la Península Ibérica.

Así se explica en el plan presentado por la compañía energética al Ministerio de Transición Ecológica, el Ministerio de Industria y el Ministerio de Ciencia e Innovación, según el cual en la segunda fase la infraestructura total llegará a las 120 hidrogeneras.

En un primer momento, se desarrollarán 20 hidrogeneras, en las que la producción de hidrógeno se llevará a cabo en la propia instalación por medio de un electrolizador o una planta externa. A ellas se añadirán otras 18 en las que el hidrógeno se suministrará a los vehículos por medio de un surtidor adaptado a sus necesidades.

Las 38 instalaciones estarán distribuidas a lo largo de la geografía nacional, aprovechando los centros de producción de hidrógeno de la compañía ubicados en La Robla, Meirama, Valencia, Palos y Alcázar de San Juan.

Red hidrogeneras Naturgy 2025

Un total de seis se situarán en Andalucía, cinco en Castilla-la Mancha, cuatro en Castilla y León y en Cataluña, tres en la Comunidad de Madrid, dos en Galicia, la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia, Aragón, Navarra y Extremadura, y una en Baleares, Asturias, Cantabria y País Vasco.

Según las previsiones, todas las hidrogeneras estarán operativas antes del año 2025 y el 80% se pondrán en funcionamiento entre 2023 y 2024. El dimensionamiento de las hidrogeneras se ha realizado partiendo de una potencial demanda anual de 75.500 kg de hidrógeno.

El proyecto supondrá un ahorro de energía primaria no renovable de 124 GWh/año y una reducción de emisiones de más de 30.000 toneladas de CO2 al año. Adicionalmente se evaluará si la red pueda alimentar al transporte ferroviario en la red nacional.