La Ertzaintza tiene previsto reforzar la vigilancia y el control de camiones y autobuses entre el lunes 19 al domingo 25 de julio.

Con esta nueva campaña, que forma parte del calendario de 46 que se llevan a cabo a lo largo de todo el año, la policía autonómica vasca tiene el objetivo de evitar infracciones que puedan derivar en accidentes de tráfico en la red viaria de la región.

Por un lado, se controlarán los tiempos de conducción y descanso, para comprobar si se exceden los tiempos de conducción permitidos y si se realizan los descansos estipulados.

En este sentido se vigilará si el tacógrafo de los vehículos funciona correctamente y si ha sido manipulado para falsear los registros y eludir los controles policiales, algo que se considera un delito de falsedad en documento oficial.

En el caso de los camiones se comprobará, además, si la carga excede del peso permitido y si va bien estibada, mientras que en los autobuses se vigilará que las y los pasajeros lleven puesto el cinturón de seguridad.

En la anterior campaña de estas características se inspeccionaron 277 vehículos, de los que 27 fueron inmovilizados. En los controles se registraron 152 infracciones, en su mayoría por superar las horas de conducción permitidas, con un total de 79, por manipular el tacógrafo, con 26, o por no llevar la documentación en regla , con 30.