Jungheinrich ya tiene disponible un nuevo AGV EKS 215 capaz de almacenar de forma independiente cargas de hasta 700 kg a una altura de seis metros, una solución óptima en la automatización del despliegue de gran elevación.

El equipo dispone de un chasis nuevo y compacto, de menor tamaño y con una disminución de su huella virtual, gracias a su nuevo concepto de campo de protección. Lo que permite la integración dinámica de la carretilla en los diseños de almacén existentes. Se trata de una carretilla más compacta, más potente y más fácil de usar.

La EKS 215a cuenta con escáneres de seguridad, permite ahorrar espacio debajo del piso del vehículo y su AGV tiene una curva envolvente un 10% más pequeña, lo que reduce el espacio requerido por la carretilla en uso.

También tiene de nueve tipos de mástiles, lo que permite soluciones individuales para cada aplicación con unas horquillas en voladizo que aumentan la versatilidad en su manejo.

La nueva EKS 215a de Jungheinrich incorpora tecnología de 24 V en lugar de 48 V a bordo, ayudando a ahorrar hasta un 30% de los costes en el sistema energético con unos procesos de carga automatizados.

Su interfaz tiene una pantalla táctil, la cual ofrece opciones adicionales para la interacción entre el operador y la AGV. En caso de averías, el vehículo ofrece una descripción del problema en texto sin formato y recomendaciones de actuación concretas adicionales que permiten corregir fácilmente errores que antes solo podían resolverse con un técnico de servicio.

Con esta carretilla, las órdenes de viaje manuales también se pueden definir manualmente, ya que antes solo era posible de forma centralizada a través del centro de control.