Tras las pruebas realizadas en las últimas semanas, JSV ya ofrece con regularidad su nueva conexión ferroviaria semanal entre la terminal de Can Tunis, en Barcelona, y el puerto de Alicante, que se suma a la que une Miranda de Ebro, en Burgos, y la ciudad condal.

Con salida en la noche del jueves y llegada en la mañana del viernes a Alicante, las mercancías embarcan desde el puerto en un servicio exprés a Canarias, que llega el lunes a Las Palmas y el martes a Tenerife.

Enmarcada en su plan estratégico de sostenibilidad, esta iniciativa permite a la compañía dejar de emitir 126 toneladas de CO2 a la semana o 6.557 toneladas de CO2 al año. El objetivo es mejorar el servicio entre Barcelona y Canarias, incluyendo en la ecuación el transporte ferroviario.

Además, este tren, también operado por Synergy, supone todo un hito en la creación de un verdadero corredor de mercancías en la zona del Mediterráneo. El próximo reto para JSV será la puesta en marcha de una línea ferroviaria entre la Miranda de Ebro y el puerto de Alicante.