La nueva línea de vehículos de peso reducido de Leciñena, denominada Titán, busca enfocar la producción hacia vehículos más ligeros para hacer más eficientes las operaciones y reducir el impacto ambiental del transporte.

El equipo de diseño del fabricante,  en colaboración con la Cátedra de Transportes de la Universidad de Zaragoza, se ha centrado en la optimización de diseño, reducción de espesores en la producción, junto con la utilización de aceros de alto límite elástico. El resultado ha sido una línea de vehículos con una reducción de más de 1.000kg, cerca de un 25% del valor total, lo que los sitúa entre los más ligeros del mercado.

Estos vehículos permiten optimizar la carga de los vehículos, reduciendo los viajes necesarios para el transporte de mercancías y mejorando así la eficiencia de las operaciones, además de reducir el consumo de combustible, que se traduce en un recorte hasta el 12% en la huella de carbono.

Según indican desde Leciñena, estos vehículos montan una carrocería de lonas correderas estudiada para ofrecer una mayor seguridad y eficiencia, mayor comodidad en el uso y ahorro en tiempos de carga y de descarga.