El Consejo Europeo ha adoptado un nuevo Reglamento sobre las normas relativas al etiquetado de neumáticos, en lo que respecta a parámetros como la eficiencia en el consumo de carburante, la adherencia en superficie mojada y el ruido.

El objetivo es mejorar la visibilidad de las etiquetas y ofrecer a los consumidores más información para que puedan elegir neumáticos más seguros, silenciosos y eficientes en términos de consumo de carburante.

El Reglamento, pendiente de ser adoptado formalmente por el Parlamento Europeo, introduce una serie de cambios en cuanto a la presentación y la supresión de categorías de comportamiento. Ahora, las etiquetas serán más visibles y más claras para los consumidores. Además, se añadirán iconos de adherencia en nieve y hielo y se actualizará el diseño actual.

Los requisitos relativos a los neumáticos recauchutados se aplicarán una vez se cuente con un método de ensayo idóneo para medir sus resultados. Por su parte, los neumáticos para camiones y autobuses también tendrán que llevar la etiqueta en el futuro.

La normativa también incluye disposiciones para añadir parámetros relativos al kilometraje y la abrasión cuando se disponga de métodos de ensayo adecuados. Los neumáticos, debido principalmente a su resistencia a la rodadura, representan entre un 20% y un 30% del consumo de carburante de los vehículos.

Por lo tanto, la reducción de su resistencia a la rodadura contribuye a disminuir las emisiones, al tiempo que permite ahorrar a los consumidores gracias a un menor consumo de carburante. El nuevo etiquetado permitirá obtener información más pertinente sobre la eficiencia en términos de consumo de carburante, la seguridad y el ruido, para tomar decisiones rentables y respetuosas con el medio ambiente.