GLS Spain ya tiene operativa su nueva plataforma de la localidad barcelonesa de Santa Perpetua de Mogoda.

En estas instalaciones, la empresa de paquetería ha unificado sus operaciones internacionales con la actividad regional de la delegación, de tal modo que su capacidad máxima en la comarca del Vallés Oriental se ha duplicado.

La nave del nuevo centro internacional cuenta con una superficie de 9.000, en la que se ha instalado una cinta clasificadora que se ha ampliado hasta una capacidad de procesamiento de 8.000 paquetes por hora.

De igual manera, también se ha incrementado el número de muelles para la carga y descarga de camiones de transporte de larga distancia hasta 32, así como hasta 78 para furgonetas de reparto. 

Esta apertura se une a la puesta en marcha en noviembre del año pasado del nuevo hub nacional del municipio valenciano de Ribarroja de Turia, cuya actividad ha aumentado un 70%.

En este centro valenciano, la compañía unificó una delegación y el hub de la región de Levante en una sola instalación.

Las instalaciones tienen una superficie de más de 5.700 m², con lo que superan los cerca de 3.000 m2 de la instalación anterior. Además, dispone de 24 muelles para vehículos de larga distancia y de reparto, así como de una cinta automatizada que permite clasificar hasta 4.000 paquetes por hora.