Tal y como estaba previsto, el último Consejo de Ministros de 2019 dio el visto bueno al Real Decreto-Ley que prorroga para 2020 los límites cuantitativos de facturación por módulos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

La legislación vigente hasta ahora recogía que para el próximo año se reducirían los umbrales a partir de los cuales un autónomo no puede tributar por el método de estimación objetiva, pero, sin embargo, el Real Decreto-ley aprobado y publicado oficialmente en el BOE y que, consecuentemente, está en vigor, modifica ese escenario y mantiene inalterables los límites de exclusión vigentes hasta esta nueva prórroga.

De esta forma, los trabajadores por cuenta propia no podrán tributar por el método de estimación objetiva cuando el conjunto de sus actividades supere los 250.000 euros o cuando la facturación a otros empresarios o profesionales sobrepase los 125.000 euros.

El Gobierno estima que si no se hubiera aprobado esta norma, los límites anteriores quedarían establecidos en 150.000 euros y 75.000 euros, respectivamente.

Además, los autónomos que adquieran bienes y servicios hasta 250.000 euros podrán mantenerse en el sistema de módulos, pese a que estaba previsto que este límite se redujera a 150.000 euros en 2020.

Reacciones en el transporte

Ante esta nueva prórroga, Fetransa agradece al Gobierno en funciones «la sensibilidad mostrada con el colectivo de autónomos del transporte, al entender que de no haberse aprobado la prórroga, un porcentaje muy elevado de ellos se hubiera visto abocado a cesar su actividad empresarial en 2020″.

Sin embargo, esta nueva ampliación anual mantiene la incertidumbre con una medida aprobada en 2016, que incluía una prórroga inicial de dos años que ya se ha prolongado en otras dos anualidades más hasta la presente y que genera una controversia de alto voltaje en el transporte.