Baoli acaba de poner en el mercado la nueva transpaleta eléctrica EP 15WS, una máquina pequeña y manejable diseñada para mover cargas de hasta 1.500 kg con comodidad y eficacia.

Gracias a su tecnología de litio, se carga cómodamente durante las pausas de trabajo, pues necesita solamente 30 minutos para una carga media, y unas dos horas y media para una completa. También se puede utilizar una batería de gel, más económica y que, como sucede con el litio, no necesita mantenimiento.

La batería integra un ordenador interno que gestiona su estado en todo momento, evitando el sobrecalentamiento o los errores del sistema. Además, cuando los niveles de carga comienzan a llegar a niveles críticos, se bloquean ciertas funciones para que el operario recuerde conectar la máquina.

Por ejemplo, si la carga llega al 15% se impide la elevación de las horquillas, si disminuye al 5% la transpaleta circula más lenta y al llegar al 2% se desconecta y entra en modo de protección. Este sistema protege la transpaleta de posibles descuidos, evita una descarga profunda e impide que el operarario se quede sin batería en momentos inesperados.

Por otro lado, su timón ergonómico facilita las maniobras y ha sido diseñado para reducir el cansancio en brazos y manos. Igualmente, su chasis ligero y robusto, así como su diseño compacto, ayudan a que el operario se sienta más cómodo, mientras que las funciones simétricas facilitan la conducción con cualquiera de las dos manos.

Normalmente, cuando la carga supera los 1.000 kg, moverla con una transpaleta manual resulta pesado y puede provocar lesiones, pero con la EP 15WS, al poder levantar y mover hasta 1.500 kg a 4,5 km/h, los niveles de fatiga se reducen a cero.

Además, las transpaletas eléctricas estándar son grandes, caras y con un mantenimiento elevado, pero esta es pequeña, manejable y adecuada para trabajos no muy exigentes.