corte la junquera

Fomento reconoce que las movilizaciones han impedido la libre circulación en algunas infraestructuras viarias.

La gravedad de los incidentes registrados hace unas semanas en los pasoss fronterizo de La Junquera e Irún ha obligado a la Dirección General de Transporte Terrestre a hacer una nueva excepción temporal en el cumplimiento de los tiempos de conducción y descanso de los conductores profesionales, en una medida que, sin duda, se queda corta, a la vista de la magnitud del daño causado a las empresas de transporte.

Sin embargo, también hay que reconocer que poco más puede hacer la Dirección General, dado el caso de un ministro de Fomento ausente y enfrascado en otros asuntos, así como de una Generalitat entregada a la causa de unos activistas que se vanaglorian de los efectos de un desastre perpetrado en defensa de unas vanas libertades que niegan a los demás.

En una Resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado la semana pasada, Fomento reconoce el impacto de las movilizaciones separatistas en el tráfico y la libre circulación en algunas infraestructuras viarias, así como en el suministro nacional y a la actividad económica, con lo que «muchos conductores se encontraron inmovilizados lejos de sus lazos familiares y profesionales y con dificultades para dar un cumplimiento efectivo de las disposiciones del precitado reglamento».

En consecuencia, la Dirección General de Transporte Terrestre articula una excepción a las normas del Reglamento 561 que regula los tiempos de conducción y descanso que afecta a las operaciones que hayan transcurrido total o parcialmente en las provincias de Barcelona y Gerona los días 11, 12 y 13 de noviembre, así a las que hayan transcurrido total o parcialmente en los tramos de la provincia de Guipúzcoa de las vías AP-8, N-121 y Gi-636 con sentido Francia el 12 de noviembre entre las seis de la tarde y las once de la noche.