El e-commerce sigue creciendo a un ritmo de dos dígitos por año y, debido a la llegada del Covid-19, en algunos productos se ha incrementado hasta en un 70%. Este modelo de compra tiene un gran impacto en los hábitos de consumo, la movilidad urbana y el medio ambiente.

En concreto, el B2C genera grandes ineficiencias en sus procesos debido a la entrega desconsolidada de pequeños pedidos en domicilios particulares, ubicados en zonas urbanas que no disponen de zonas para la entrega, ni de un horario comercial definido.

En este contexto, la Plataforma Empresas por la Movilidad Sostenible ha lanzado el sello ‘Entrega sostenible’ para promover un mayor compromiso con la sostenibilidad entre las organizaciones, de modo que los clientes puedan reconocer fácilmente su compromiso medioambiental.

Según May López, directora de Desarrollo de esta plataforma, con este movimiento buscan poner en valor a todos los e-commerce comprometidos con la sostenibilidad y favorecer la toma de decisiones conscientes, promoviendo un consumo responsable por parte de los clientes.

Las organizaciones interesadas deben suscribir un manifiesto comprometiéndose a poner su producto en el mercado o a transportar los de otros de la forma más sostenible, ofreciendo información al consumidor para elegir la mejor opción según el tipo de envío, entrega, devolución o embalaje.

De momento, ya se ha puesto en marcha una alianza con la organización Slow Fashion Next por una moda sostenible. Además, se han adherido a la iniciativa Mondial Relay, Txita y Nacex, entre otros.