Dentro de su estrategia de desarrollo a nivel nacional, Arcese ha puesto en marcha un servicio diario entre Barcelona y Madrid, con entregas en 24 horas de cualquier tipo de mercancía en el radio de dichas capitales, gracias a su red de distribución propia.

Además, en línea con su preocupación por el medio ambiente, utilizará vehículos a gas natural para el trayecto entre ambas zonas. Este combustible le permitirá reducir en casi el 40% las emisiones de CO2, en un 94% las de óxido de nitrógeno y en un 95% las de partículas nocivas.

Por su parte, el reparto de última milla desde la filial de Madrid se realizará con vehículos híbridos y eléctricos, como ya sucede en la filial de la ciudad condal.

El operador pretende así alinearse con las nuevas normativas europeas en materia de sostenibilidad ambiental. Con su nuevo servicio podrá satisfacer cualquier necesidad de sus clientes en términos de volumen, plazos de entrega y complejidad del transporte, gracias a su flota propia de vehículos y su red capilar.