El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Rafael Carmona, ha entregado 14 nuevos equipos de ayuda a la navegación marítima a la Corporación de Prácticos del puerto y de la Ría del Guadalquivir, que serán utilizados durante las labores de pilotaje, y las maniobras de atraque y desatraque.

Estos dispositivos móviles, denominados ‘Portable Pilots Units‘, PPU, facilitan información en tiempo real sobre la posición, rumbo y velocidad de los buques, permiten predecir con precisión el movimiento de las embarcaciones, y mejoran la seguridad en las maniobras. Los profesionales deben llevarlos en una mochila en el momento del embarque.

Constan de unos sensores autónomos e inalámbricos que el práctico coloca en los alerones del puente de mando de la embarcación para obtener datos sobre el movimiento del buque, y de una tableta que incluye un software de navegación y otro de supervisión del viaje en función de las mareas y la batimetría de la canal.

En concreto, el software facilita información precisa para las maniobras de atraque y predice el movimiento del buque con intervalos de tiempo ajustables. Asimismo, ofrece información sobre la posición y el viaje previsto a lo largo de toda la canal de navegación.

Los dispositivos forman parte de los desarrollos incluidos en el proyecto Airis, en el que también han participado la Universidad de Sevilla y las empresas Serviport, Portel y Senner, que ha permitido la monitorización de la ría a través de sensores ubicados en seis puntos de la canal de navegación con la finalidad de mejorar la gestión del tráfico marítimo.

Esta iniciativa, que ha contado con una inversión de 2,8 millones cofinanciados al 50% por el mecanismo CEF, permite obtener datos sobre la altura de la lámina de agua, las corrientes y mareas, y la calidad de las aguas. También aporta una mayor información del tráfico de la ría y mejora la gestión del tráfico optimizando los recursos, tanto materiales como humanos.