Todo el sector del transporte está actualmente en proceso de transformación y aunque los motores eléctricos en los vehículos industriales serán habituales en breve plazo, mientras tanto el motor de combustión sigue siendo imprescindible y continuará desarrollándose.

Por eso, a partir del 1 de enero de 2022, todas las furgonetas N1 matriculadas en la UE deberán cumplir con la norma de emisiones Euro 6d. La diferencia entre la norma Euro 6d temp, aplicable anteriormente, y la norma Euro 6d no radica en los valores límites de la emisión en sí, sino en los cambios del factor de superación admisible de los valores límite en el tráfico real por carretera (RDE, emisiones en condiciones reales de conducción).

Esta norma viene a indicar en qué medida puede superarse el valor límite legal de óxidos de nitrógeno (NOx) entre la prueba del banco de ensayos según el ciclo de conducción WLTP y la conducción en condiciones reales. El factor de superación ya sufrió una primera reducción de 2,1 a 1,43 con la llegada del Euro 6d.

Además, reducción de combustible

Los nuevos motores MAN para la TGE de hasta 3,5 toneladas también destacan por una considerable reducción del consumo de combustible y, por tanto, de las emisiones de CO2. La reducción para todos los motores está entre el 9 y el 10%. Así, para un furgón L3H3 con 140 CV de potencia, las emisiones pasan de 253 g/km (9,7 l/100 km) a230 g de CO2/km (8,8 l/100 km).

Además, con la introducción estándar de los neumáticos de etiqueta A, con resistencia a la rodadura optimizada a partir de finales de noviembre de este año, el consumo se reducirá en otros 3 g de CO2/km, hasta los 8,7 l/100 km.

Los motores Euro 6d, que vienen instalados de serie, cuentan con un sistema recién desarrollado para la limpieza de gases de escape cerca del motor y también disponen de un nueva unidad de control del motor, un depósito de AdBlue ampliado con capacidad de 30 litros y un nuevo sistema de escape.

El motor Euro 6d incorpora el sistema SCR «Twin Dosing», que incluye un segundo catalizador SCR adicional y a la doble inyección SCR (reducción catalítica selectiva). De esta forma, con la tecnología de doble dosificación, el AdBlue se inyecta en dos catalizadores de reducción dispuestos en serie. Uno de ellos está situado cerca del motor en el módulo de limpieza de gases de escape, mientras que el segundo se localiza lejos del motor en los bajos del vehículo. De esta forma, se consigue una doble reducción eficaz de los óxidos de nitrógeno a temperaturas de escape altas y bajas.