Comisiones Obreras se opone frontalmente a que se modifique el Real Decreto 640/2007 para que Ibiza y Menorca queden excluidas de las reglas que regulan los tiempos de conducción y descanso, así como de la utilización del tacógrafo en los servicios insulares.

Así pues, el sindicato se muestra contrario a las intenciones del Consejo Insular de Ibiza, que solicitará al Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana que excluya a las islas de las medidas de control sobre el tiempo de conducción, las pausas y los periodos de conducción para los conductores dedicados al transporte de mercancías y viajeros, tal y como permite tanto la legislación europea para territorios con condiciones específicas, como los archipiélagos, como el propio Real Decreto 640/2007 para islas cuya superficie no supere los 1.500 km².

El sindicato defiende en un comunicado que esta modificación dejaría al sector «sin la única herramienta de control que es imprescindible y necesaria para verificar de una forma precisa su actividad».

De igual modo, la central sindical teme que el cambio legal pueda provocar inseguridad vial en Baleares, así como «condiciones de explotación» entre los trabajadores del transporte, ya que, a su juicio, la exención «es más motivo de presión externa de factores políticos, económicos y, sobre todo, empresariales«.