Parece que 2022 será el año en el que paulatinamente se irá superando el tremendo bache que ha supuesto la pandemia de coronavirus, tanto desde el punto de vista social, como desde el económico.

Según el 2022 Agility Emerging Markets Logistics Index, un 29,7% de los 756 directivos logísticos entrevistados para el estudio estima que este año se registrará un crecimiento económico entre moderado y fuerte, mientras que otro 12,6% ven poco o nulo riesgo de recesión.

Sin embargo, un 20,9% de los directivos encuestados todavía percibe cierto riesgo de recesión en la economía del planeta.

En este contexto optimista, aunque con cautela, la congestión y las limitaciones de movilidad por la pandemia son los factores determinantes que dificultan el funcionamiento de las cadenas de suministro.

Al menos un 28,8% de los encuestados así lo cree, mientras que un 23,8% considera que la escasez de contenedores tiene más peso entre los principales obstáculos para las cadenas de suministro y solo un 3,5% estima que la escasez de conductores profesionales es una dificultad en el engranaje de las cadenas logísticas internacionales.

Por otro lado, el estudio también analiza las perspectivas de los directivos logísticos en relación con la normalización de los fletes. En este sentido, la mayor parte de los encuestados prevé una relajación en los precios de los servicios de transporte marítimo y de carga aérea para la segunda mitad del año y para 2023.

Concretamente, parece que las tarifas de los servicios de carga aérea empezarán a caer antes que las del transporte marítimo. En concreto, un 19,3% de los directivos encuestados prevé retrocesos en los precios para el segundo trimestre de este mismo 2022.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px