Panattoni acaba de alcanzar un acuerdo para alquilar su proyecto de Alcalá de Guadaíra, en Sevilla, a un gran cliente con amplia presencia en España y en países del entorno del oeste de Europa, en una operación que ha contado con el asesoramiento de Inmoking.

El proyecto, que se había planteado inicialmente como un desarrollo a riesgo y flexible, con capacidad para albergar una o dos actividades industriales simultáneas, tomará la forma de una instalación de cross-dock para la optimización de transporte y la entrega de última milla, de acuerdo con las necesidades del cliente.

Situado en el Polígono Industrial Los Palillos, contará con 6.650 m² de superficie bruta alquilable sobre una superficie total de 18.825 m² y se entregará a inicios de 2023. Está situado a solamente tres kilómetros de la SE-40, la circunvalación del sur y el este de Sevilla, y de la autovía A-92.

El desarrollo es idóneo para el reparto de última milla por su cercanía a la capital andaluza, de la que se encuentra a 13 kilómetros, así como por su proximidad a las principales arterias de comunicación de la ciudad, y al aeropuerto.

Además, contará con la certificación Breeam ‘Very Good’ y la cubierta estará dotada de placas fotovoltaicas de 100 kW para abastecer de energía limpia a los vehículos eléctricos a cargo de las entregas.

El nombre del cliente de este espacio se mantiene por el momento en la confidencialidad, pero sí se ha explicado que cuenta con una amplia presencia en la Península y se ha visto atraído por la flexibilidad que propone Panattoni para darle lo que necesita en sus operaciones logísticas y de reparto de última milla, acceso a un hub logístico de primer orden, y una infraestructura sostenible y de calidad.

En este sentido, desde Inmoking apuntan que “existe una demanda insatisfecha de espacios logísticos que se adecuen a las actuales necesidades flexibles del mercado logístico en la ciudad de Sevilla, y proyectos de este tipo tienen una amplia demanda”.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px