Gran parte del sector del transporte por carretera de la Unión Europea no quiere ver ni en pintura la implantación de nuevas tasas por el uso de la red viaria de la UE.

Sin embargo, parece que los tiros de la Comisión van por otro lado muy distinto. En el trasfondo de la medida tienen que ver, tanto las tensiones que vive el diseño del presupuesto de la Unión, como el roto que ha dejado en las cuentas comunitarias la definitiva salida del Reino Unido.

A este panorama viene a sumarse el decidido impulso que ha decidido darle a la responsabilidad medioambiental la nueva Comisión presidida por la alemana Ursula von der Leyen, con su ‘Green Deal’.

Todas estas circunstancias parecen haberse conjurado para que, como ha indicado la comisaria de Transportes Adina Vălean en su reciente comparecencia ante la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo, los esfuerzos de la Comisión en este ámbito se dirijan al impulso al principio del que contamina, paga dentro del transporte por carretera.

Según Vălean, con respecto a la nueva Directiva de la Euroviñeta, «ahora el balón está en el tejado del Consejo y estamos haciendo lo máximo que podemos para alcanzar un acuerdo general antes del verano«, a la espera de los progresos que pueda hacer al respecto las Presidencias croata y alemana.

Así mismo, la comisaria estima que si no se produce un acuerdo, la Comisión «se verá obligada a presentar una nueva propuesta o a analizar otras vías para introducir el principio de que el que contamina, paga en el transporte», toda vez que la tarificación del transporte por carretera es parte de la agenda del ‘Green Deal’ del colegio de comisarios de la UE.

La alargada sombra de la euroviñeta

Mientras, en España, también se van sumando voces para buscar nuevos modelos de financiación para sostener el mantenimiento de una las redes de carreteras más tupidas de todo el Viejo Continente, con un Gobierno que incrementará el gasto en políticas sociales, lo que, a su vez, implicará la generación de nuevos ingresos.

En los últimos días, los empresarios castellanoleoneses se han mostrado favorables a la introducción de peajes para camiones en las vías de alta capacidad, una posibilidad que el Ministerio de Transportes mira cada vez con más interés y que ha obligado al Comité Nacional a tomar posiciones para, por lo menos, tener algo que decir una vez se abra este melón.