repostaje gasóleo profesional EE SS estación servicio gasolinera ihvm

El gasóleo todavía tiene que jugar un papel en la movilidad.

El primer paso de la ignorancia, según el tristemente olvidado Baltasar Gracián, consiste en presumir de saber.

En esta tesitura deben interpretarse las palabras de Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, que esta misma semana ha afirmado que «el diésel tiene los días contados».

De igual modo, Ribera ha apuntado que «durará más, durará menos, pero sabemos que su impacto en partículas y el aire que respiramos es suficientemente importante para ir pensando en un proceso de salida«.

Todo este discurso es tan cierto como efectista, pero, además de reiterar cansinamente un mantra que se repite día tras día con la intención de llegar a convertirse en verdad, también adolece de un gran desconocimiento de la composición del parque automovilístico español y de la importancia crucial que tiene el gasóleo tanto para los vehículos privados como para los sectores del transporte y la logística.

Por otra parte, las afirmaciones de la ministra también son injustas con una tecnología motora muy eficiente que ha vivido una espectacular evolución en los últimos 15 años hasta reducir sus emisiones contaminantes de un modo tan drástico que no tiene precedentes.

Nuevos avances para mejorar los motores diésel

En este mismo sentido, la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos cree el transporte podría contribuir a reducir el consumo de combustible en un 19% a través de mecanismos para potenciar la eficiencia y toda vez que los vehículos de gasóleo fabricados a partir de septiembre de 2014 ya emiten un 30% menos de dióxido de carbono y un 85% menos de óxidos de nitrógeno que los que circulaban hace una década, e incluso se experimenta con una tecnología capaz de reducir las emisiones de NOx hasta colocarlas diez veces por debajo de los límites legales establecidos por la Unión Europea para 2020.

De igual modo, las unidades diésel que cumplen con las más restrictivas normas Euro 6 están equipadas con tecnología de control de emisiones que reduce hasta un 99% los gases del tubo de escape.

Con cifras del pasado mes de mayo, la DGT calcula que en España existen un total de 18,6 millones de vehículos alimentados con gasóleo, entre los que se cuenta la mayor parte del parque de vehículos pesados e industriales.

Para todos ellos debería elaborarse un completo programa de renovación que contase con medidas fiscales de apoyo, así como con una política de incentivos para la innovación tecnológica, si como estiman algunas marcas, el transporte dejará de utilizar combustibles fósiles hacia 2050.

Pero en este caso, como suelen decir todos los políticos, independientemente del partido al que pertenezcan, para esconder la mano después de haber tirado la piedra, «esto no corresponde a mi negociado». Y con Hacienda hemos topado.