Este pasado viernes se ha oficializado el inicio de las obras de construcción de la Zona de Actividades Logísticas del puerto de Tarragona, situada en el término municipal de Vila-seca. La infraestructura ocupará una superficie de 915.000 m² y supondrá un incremento del 20% del espacio para las actividades logísticas asociadas a la actividad portuaria.

Para el presidente del puerto, Josep M Cruset, «el inicio de las obras es fruto de la visión estratégica del Port, de la toma de decisiones y del trabajo hecho de tramitación administrativa iniciada hace muchos años atrás, que hoy se convierte en una oportunidad, en un elemento de dinamización económica y en un motor de crecimiento para el puerto”.

Actualmente se están ejecutando las obras de construcción del vial perimetral, el primero de los tres proyectos de accesos contemplados en el proyecto, consistente en la ejecución del vial interior que conectará la ZAL con las diferentes carreteras y puntos de conexión con la red general de carreteras. Este vial perimetral será completado con dos ramales más que conectarán con las carreteras del entorno.

La ZAL es un espacio único por su dimensión y su estrecha conexión con el puerto. Este proyecto supone una gran oportunidad por la escasez de suelo logístico en Cataluña, y por la disponibilidad de suelo para el desarrollo de grandes naves, que tienen una gran demanda por parte de los operadores en la actualidad.

La infraestructura ocupará una superficie de 915.000 metros cuadrados.

Se trata de un espacio logístico diseñado para la realización de actividades vinculadas al tráfico marítimo, y también a actividades que aporten valor añadido a los productos de este tráfico marítimo y también a actividades relacionadas con la producción industrial o servicios como el embalaje, el etiquetado o la paletización de las cargas, entre otras muchas actividades.

En la construcción se aplicarán tecnologías innovadoras para aumentar la eficiencia energética portuaria, incluyendo un diseño urbanístico sostenible y criterios de eficiencia energética.

Según la Autoridad Portuaria de Tarragona, la ZAL puede llegar a tener un impacto económico positivo para la economía regional estimado en 154 millones de euros, con la posibilidad de crear hasta 4.200 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Junto a la ZAL se contempla la restauración de un espacio natural de gran valor medioambiental y paisajístico de 38 hectáreas de superficie total, que contempla la construcción de una laguna de más de 100.000 metros cuadrados con una isla y un bosque rodeando la laguna.