Jungheinrich ha sido distinguido con el premio Red Dot Design por su nuevo apilador eléctrico ERD 220i, adaptado a las necesidades concretas del cliente, pero de dimensiones compactas, operatividad intuitiva y una gran agilidad y seguridad.

Esta carretilla elevadora, que es aproximadamente un 25% más estrecha que su predecesora gracias a su nuevo concepto de batería de iones de litio, ha sido la elegida por el jurado por su diseño compacto e innovador.

En lugar de instalar una batería grande entre la plataforma y las horquillas, el fabricante ha colocado los módulos dentro del habitáculo de la carretilla. La extracción de la pesada bandeja de la batería ofrece importantes beneficios, puesto que el espacio ahorrado permite ahora ofrecer dos variedades de plataforma.

Ambas tienen paneles de protección laterales fijos en tres lados y garantizan una conducción segura y una posición cómoda, en un asiento ergonómico, versátil y seguro.

Se trata de la carretilla elevadora más compacta de su clase, con una dimensión L2 de solo 1.065 mm. Gracias a ello, el radio de giro se reduce a menos de dos metros, facilitando la realización de maniobras precisas incluso en entornos estrechos y ganando espacio en el almacén.