Camiones en puerto Bilbao, cargando contenedores en terminal

CETM considera que es prácticamente imposible evitar los perjuicios para el transporte.

La huelga convocada por los estibadores para los días 20, 22 y 24 de febrero ocasionará notables pérdidas al sector del transporte por carretera, que se plantea interporner reclamaciones por lucro cesante al colectivo de los estibadores, según ha indicado la Confederación del Transporte de Mercancías (CETM).

Actualmente, los camiones canalizan la entrada y salida de los puertos del 90% de las mercancías que pasan por estas instalaciones, con un valor de 200.000 millones de euros. Esto supone el 86% del total de exportaciones del país y el 60% de las importaciones.

Por ello, empresas de todos los sectores están organizando planes de contingencia con sus operadores de transporte para adaptar el tráfico de sus suministros a la situación que puede presentarse durante los paros, aunque según indican desde la CETM, es prácticamente imposible evitar los perjuicios en el transporte.

La actividad dependerá del volumen que se cargue y descargue de los buques, y de cada puerto, por lo que la patronal no descarta que se formen colas de camiones a la entrada y salida de las terminales, o se generen rupturas de stocks o fallos en el suministro de componentes.

Asimismo, señalan las consecuencias negativas que tendrá la huelga en la imagen de España como plataforma logística del sur de Europa, y el impacto que puede provocar en la competitividad de los recintos portuarios, pudiendo elegir las empresas y operadores otros puertos para sus rutas de transporte.

Planes de contingencia para regular el tráfico terrestre

Del mismo modo, la Federación de transportistas autónomos portuarios, Fenatport, ha trasladado su preocupación al presidente de Puertos del Estado, José Llorca, así como su inquietud por la situación que se generaría si el conflicto se alarga en el tiempo.

Llorca, que ya ha trasladado a las Autoridades Portuarias el Plan de contingencias con los servicios mínimos a aplicar en cada caso y las pautas para regular el tráfico terrestre durante los paros, ha ofrecido a la Cetm la posibilidad de estar en contacto permanente con el Comité de Emergencias de Puertos del Estado, pudiendo acceder a la información sobre la evolución del conflicto.

Los planes previstos, que impedirán el colapso de autovías y autopistas, contemplan servicios mínimos del 100% para el transporte de mercancías peligrosas y productos perecederos, y del 50% para el resto, según ha informado el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, en declaraciones a la cadena COPE.

En este sentido, ha explicado que si las empresas mantienen su calendario de transporte sin tener en cuenta los paros, los camiones podrían colapsar las vías de acceso a los puertos, llegando a las autovías, por lo que ya se ha puesto en contacto con ellas para que flexibilicen estas operaciones.

De la Serna, que ha defendido el derecho a la huelga de los estibadores, ha indicado que la obligación del Gobierno es evitar que se produzcan ciertas situaciones que ya están ocurriendo en los puertos, pero ha recordado que no puede llevar a cabo otras acciones, además de respetar los servicios mínimos, para evitar posibles desabastecimientos.