Este pasado jueves, 20 de mayo, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Comité Nacional han empezado a conversar sobre el Plan de Sostenibilidad del sector.

Como en toda primera toma de contacto, este primer encuentro se ha desarrollado en un clima amable y proactivo, con el foco puesto en medidas del ámbito sociolaboral, en el que la medida que más roces levanta es la relacionada con la realización de las actividades de carga y descarga por los conductores.

En este sentido, parece que existe un consenso amplio entre los diferentes actores del sector, así como en la Administración sobre el papel desincentivador que tiene esta actividad para atraer nuevos profesionales.

Limitar que no prohibir la carga y descarga

Entre los transportistas abunda la idea de que la realización de las actividades de carga y descarga por los conductores vendría a suponer una cesión irregular de trabajadores para la realización de actividades que no son estrictamente de transporte.

Así las cosas, parece que, dado que parece harto difícil prohibir la carga y descarga, se buscan alternativas para limitarla, como, por ejemplo, calificarla como fraude de ley cuando suponga un abuso sobre los conductores, entre otras.

De igual modo, dentro del ámbito sociolaboral, también se estudian medidas relacionadas con las ayudas a la formación, aparcamientos seguros y la creación de un distintivo de empresa responsable.

Adicionalmente, el Comité ha pedido que se incluyan aquellas demandas del sector que no forman parte del Plan de Sostenibilidad del sector, algo a lo que, según parece, habría accedido el Ministerio.

Más allá de la cordialidad de esta primera toma de contacto, el Comité ya espera la propuesta formal en este terreno para analizarla en un próximo pleno y adoptar una posición consensuada, con la vista puesta en que la negociación va a ser larga, compleja y no exenta de momentos de tensión.