tir-china-europa

El nuevo servicio parte de China, cruza Kazajistán, Rusia y Bielorrusia, para llegar a Polonia

El primer servicio TIR entre China y Europa inició su viaje a mediados de noviembre desde el paso fronterizo de Khorgos, entre el gigante asiático y Kazajistán, para llegar esta misma semana a su destino final en Polonia, con un tiempo de tránsito de trece días.

La expedición ha logrado cruzar territorio kazajo, ruso y bielorruso en un tiempo récord sin contratiempos o dilaciones en los trámites aduaneros, lo que le permite ofrecer una relación coste-tiempo competitiva con otras opciones de transporte aéreo o ferroviario, con una reducción de costes a la mitad en comparación con servicios de carga aérea y de diez días con relación al transporte ferroviario.

El servicio aprovecha la habilitación del paso fronterizo de Khorgos, entre China y Kazajistán, para transportes de mercancías acogidos al convenio TIR de transporte internacional y ofrece nuevas posibilidades de conexiones intermodales entre Asia y Europa dentro de la iniciativa Belt & Road para revitalizar la Ruta de la Seda.

Las empresas involucradas en este proyecto trabajan para establecer una ruta regular a partir de 2019 que permita reducir el tiempo de viaje a menos de diez días, dentro de un eje de transporte que, según los cálculos del Banco Mundial, podría servir para doblar los volúmenes de intercambio de mercancías existentes actualmente entre China y el Viejo Continente.

El nuevo servicio de carretera supondrá un ahorro de costes de alrededor del 50% en comparación con las opciones aéreas. Con un tiempo de entrega puerta a puerta de entre 10 y 15 días, será un 30-50% más rápido que el ferrocarril.