La semana pasada, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, así como la patronal UNO han mantenido la primera reunión para abordar la renovación del convenio colectivo de logística, paquetería y actividades anexas al transporte de la Comunidad de Madrid.

El primer encuentro ha servido para constatar la falta de acuerdo entre los agentes sociales, con posiciones que no han variado apenas de las existentes en anteriores negociaciones, que también han sido duras y que han dado lugar a acuerdos provisionales, a pesar de que los sindicatos se muestran disconformes con UNO en sus planteamientos.

En concreto, las centrales sindicales estiman que se propone un incremento salarial mínimo justificado por el actual contexto de crisis y que se insiste en lo que califican como «ya conocida y ajada reivindicación» de creación de una categoría profesional de mozo de inserción.

Comisiones Obreras y UGT no asumen la implantación de esta nueva categoría, dado que, a su juicio, «no existe un problema de desempleo en el sector, y yendo a más, porque sería mal utilizada renovando constantemente la plantilla sin dar la estabilidad laboral».

Las representantes de los trabajadores se han comprometido a pasar antes de la próxima reunión, programada para primeros de junio, una plataforma conjunta, sin cambios apenas en relación con otras presentadas anteriormente.

En definitiva, parece que las posiciones siguen encontradas, que la situación de crisis no facilita el acercamiento y que se plantea una negociación larga y dura.