Como un reguero siguen produciéndose en diferentes zonas del país nuevas sentencias judiciales relacionadas con las reclamaciones interpuestas por miles de transportistas contra los fabricantes de vehículos industriales, a raíz del proceso iniciado por la Comisión Europea hace ya más de tres años.

La última de estas resoluciones judiciales se ha producido en Almería, una provincia en la que el transporte de mercancías cuenta con un fuerte arraigo y una importante presencia empresarial.

En este caso concreto, el Juzgado de lo Mercantil de Almería ha dado carta de naturaleza a la demanda interpuesta por el despacho Iberlex Asociados contra DAF y considera probado que se ha producido un sobrecoste en la adquisición de estos vehículos de un 15%.

Sin embargo, el fallo judicial no es firme aún y contra él cabe recurso, algo que seguramente se producirá, a la vista de las cantidades en juego. Solo en la provincia de Almería se estima que un total de 1.200 empresas han presentado reclamaciones por el sobrecoste que hipotéticamente hubiera podido producirse en la adquisición de unas 4.000 tractoras entre 1997 y 2011, con reclamaciones medias que se sitúan en torno a los 12.500 euros por vehículo para sumar una cantidad que ronda los 50 millones de euros solo en esta demarcación andaluza.