A medida que se alejan las fechas navideñas parece romperse la tregua que ha vivido el transporte entre la Unión Europea y el Reino Unido, tras el caos de las últimas semanas de 2020, la salida definitiva de Gran Bretaña de la UE y la transición hacia un nuevo esquema de trabajo en los tráficos bilaterales.

En concreto, Logistics UK reporta problemas en servicios de transporte entre Irlanda del Norte, que cuenta con un régimen especial que permite el libre tránsito de mercancías en toda la isla, y el resto del Reino Unido.

Esta situación se debe, según la organización empresarial, a que las empresas no tienen un conocimiento completo de los nuevos requisitos fronterizos para el transporte de mercancías hacia y desde Irlanda del Norte.

Logistics UK también estima que con solo cinco días desde el anuncio de un nuevo acuerdo comercial con la UE hasta el final del período de transición es inevitable cierta confusión, por lo que pide que las autoridades den información completa y accesible para que los transportistas puedan conocer en profundidad sus nuevas obligaciones aduaneras y administrativas.

El sector logístico británico pide soluciones a largo plazo que permitan evitar interrupciones importantes en el suministro, a medida que aumenten los volúmenes de tráfico con el paso de los días.