Con el comercio electrónico lanzado a acercar los stocks al centro de las ciudades para generar ahorros en los envíos domiciliarios, crece el interés del sector inmologístico por ofrecer instalaciones adecuadas a los operadores del canal on-line.

Así pues, a proyectos ya en marcha con negociaciones en ciernes en Madrid, también se suman nuevas experiencias en Barcelona.

En este mismo sentido, Prologis acaba de adquirir un edificio en la localidad barcelonesa de Montmeló que tiene previsto dedicar a la logística urbana de última milla.

El espacio, ocupado actualmente y con una superficie de 18.800 m², está en pleno proceso de transformación, con el fin de incorporar 2.300 m², que convertirán el espacio en un edificio destinado a la logística urbana de última generación.

Las obras de renovación prevén una ampliación de la zona de almacén a una altura máxima de 11 metros, así como el número de muelles de carga.

De este modo, los siete con que cuenta en estos momentos se convertirán en muelles de furgoneta, mientras que, al tiempo, se añadirán otros 16 adicionales destinados a vehículos pesados, lo que facilitará las actividades de comercio electrónico y otorgará una gran flexibilidad logística al cliente.

Su ubicación en el Vallés Oriental facilita la distribución en el área metropolitana de Barcelona, gracias a sus buenos accesos a la la C-17 y la AP-7.