El Consejo de la Construcción Verde de los Estados Unidos ha certificado mediante el sello LEED las dos últimas plataformas que ha desarrollado Pulsar Properties en la localidad toledana de Ontígola y la barcelonesa de Parets del Vallés, incluidas en el portfolio de la ‘joint-venture‘ constituida junto a KKR y Roundhill Capital.

Esta certificación permite valorar el comportamiento medioambiental que tendrá un edificio a lo largo de su ciclo de vida. En el caso de la plataforma de Ontígola, de 20.000 m², se encuentra ubicada junto a la autovía A-4 y ofrece un elevado nivel de acabados y calidad.

Además, incorpora el sistema BMS para gestionar los principales servicios de la instalación. Por su parte, la situada en Parets del Vallés, está al pie de la autopista A-7 y para su desarrollo, Pulsar optó por rehabilitar y ampliar una nave industrial ya existente a las necesidades de un espacio logístico, adaptándola a las exigencias actuales en materia de calidad, seguridad y medio ambiente.

Por otra parte, sigue trabajando en varios proyectos ya en marcha en Guadalajara a través de la sociedad Pulsar Krean, entre los que se encuentran una plataforma de 20.000 m² en Fontanar y otras dos de 32.000 m² y 20.000 m², que también contarán con sello ambiental. Dispone a su vez de otros proyectos en distintas fases de maduración ubicados en diferentes zonas de la península.