Ha pasado más de un año desde que todo el planeta empezó a oír hablar del virus del Covid-19, lo que ha acabado derivando en la mayor crisis sanitaria mundial de los últimos 100 años, que ha tenido efectos notables en todos y cada uno de los aspectos de la sociedad.

La logística y la gestión de la cadena de suministro han desempeñado un papel vital durante la pandemia para garantizar la disponibilidad y distribución de medicamentos, suministros médicos, vacunas, tests, equipos de protección, tratamientos y suministros auxiliares.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas distribuidas por más de 120 países y 9.000 vuelos operados desde las más de 350 instalaciones de DHL involucradas en el proceso, el operador puede considerarse parte importante de la estrategia contra la crisis.

Para conseguir llegar a todos los rincones, ha establecido más de 50 acuerdos bilaterales y multilaterales con socios tanto del sector farmacéutico como del sector público, y ha puesto en marcha nuevos servicios especializados a una velocidad récord.

Aprendizaje para el sector

El operador ha publicado recientemente el documento ‘Revisando la resiliencia ante la pandemia‘, explicando todo lo que el sector ha aprendido de esta lucha contra el Covid para poder manejar emergencias de este tipo en un futuro.

En su opinión, todos los sectores, industrias y países deben trabajar juntos para poner el punto final a esta crisis, por lo que el establecimiento de colaboraciones sólidas y la utilización de herramientas de análisis de datos serán claves.

Al mismo tiempo, es primordial estar preparados para repuntes en el número de pacientes o en la llegada de vacunas, manteniendo en todo momento la infraestructura y capacidad logística, a pesar de las fluctuaciones estacionales.

De momento, se han registrado importantes avances en el ámbito del I+D, la producción y la gestión de la cadena de suministro, así como en las políticas que permitirán superar esta crisis a nivel mundial.

Aunque se han establecido requisitos nunca antes vistos, como la necesidad de mantener la cadena de frío a -70ºC, el sector logístico ha sido capaz de llevar a cabo la distribución de la vacuna tres veces más rápido de lo habitual.

10.000 millones de vacunas en 2021

Para conseguir unos elevados niveles de inmunización, DHL calcula que serían necesarios unos 10.000 millones de dosis en todo el mundo antes de que termine 2021. Sin embargo, solamente cuatro países han conseguido tasas superiores al 50% de vacunados hasta la fecha y muchos de los territorios que quedan tienen infraestructuras menos desarrolladas.

Para acelerar el ritmo, es importante mantener una gestión proactiva de la capacidad de transporte y los flujos de retorno de los embalajes, pues más del 95% de las dosis globales se producen en ocho países y desde allí deben distribuirse a todo el mundo.

También se deben implementar modelos de distribución terrestre de última milla adaptados a cada zona y enfocados en la localización de los almacenes, la sincronización del flujo de vacunas y suministros auxiliares, y el número y ubicación de los puntos de vacunación. 

La infraestructura y la capacidad logísticas deben mantenerse a un elevado nivel, ya que en los próximos años se necesitarán entre 7.000 y 9.000 millones de dosis al año para mantener bajas las tasas de infección o reinfección y ralentizar el ritmo de las mutaciones, sin contar con los posibles picos estacionales.