Transporte por carretera en Francia

La Comisión de Transportes del Parlamento Europeo tendrá que volver a analizar el Paquete de Movilidad.

El rechazo del Pleno del Parlamento Europeo a las enmiendas propuestas por la Comisión de Transportes al Paquete de Movilidad ha provocado reacciones diversas entre los representantes sindicales y empresariales a nivel europeo.

Por un lado, la IRU califica el rechazo como «una oportunidad perdida para encontrar un marco equilibrado y práctico para próximas negociaciones con el Consejo y la Comisión» y critica tanto la «limitada voluntad de los europarlamentarios para encontrar un compromiso» como «la pérdida de un tiempo precioso».

En este sentido, la IRU cree «podría llevar años encontrar soluciones factibles mientras el sector se tiene que conformar con una panoplia de normas nacionales».

Mientras, por otro lado, la Federación Europea de Trabajadores de Transporte se atribuye «una gran victoria en la larga saga del Paquete de Movilidad de la Unión Europea», al tiempo que insiste en que «no abandonará la lucha por un Paquete de Movilidad decente, un pilar de nuestra campaña en contra del dumping social en Europa».

Al tiempo, la federación sindical europea también pide a los políticos europeos que «escuchen a los trabajadores y a sus sindicatos y que diseñen un Paquete de Movilidad que cumpla la promesa de la Unión Europea de una Europa más limpia y social«.

Sin embargo, pese a las opiniones de unos y de otros, lo que evidencia este movimiento del Parlamento Europeo es la fuerte división existente no solo en la Eurocámara, sino también entre los diferentes Estados miembro de la UE, algo que amenaza con paralizar cualquier avance.