El dique de Levante del puerto de Tarragona ha recibido la llegada del Bolette, el primer crucero que hace acto de presencia en estas instalaciones tras la irrupción del coronavirus, por lo que se da por reanudado este tráfico tras el parón por la pandemia.

La Autoridad Portuaria ha llevado a cabo un acto de bienvenida, entregando una metopa al capitán del buque, perteneciente a la compañía Fred Olsen Cruise Line, y que ha llegado al puerto tarraconense procedente de Cádiz y con destino a Castellón.

El Bolette, de 237,98 metros de eslora con un GT de 62.735, tiene una capacidad de 1.338 pasajeros y zarpa de las aguas del puerto a las 22 horas de este mismo lunes.

Desde el puerto de Tarragona esperan que esta escala sea la primera de muchas en las próximas semanas, contando ya para ello con el estreno del Muelle de Baleares, de ahí que ya se hayan emprendido gestiones con navieras del sector para confirmar nuevas escalas que permitan dar un impulso económico al propio enclave portuario y a las comarcas de la zona gracias a la actividad turística.