A los proyectos del Gobierno de Navarra para sacar los camiones de la circulación por la N-121A se suma una creciente presión vecinal.

Así pues, esta misma semana una plataforma de la zona ha iniciado un proceso de recogida de firmas con el objetivo de desviar el tráfico pesado internacional sin origen ni destino en la zona de la N-121A.

La plataforma vecinal afirma que se está incrementando el número de vehículos pesados que utilizan esta vía, hasta el punto de que, según sus cálculos, unos 2.700 la usan cada día, mientras que la A-15 está infrautilizada, con lo que, a su juicio, aumenta la inseguridad en la vía.

Por ese motivo piden que se establezca un desvío obligatorio del tráfico pesado en tránsito a la autopista de peaje, algo que, según argumentan, también permitiría despejar el tránsito en la frontera con Francia.

Esta iniciativa ciudadana se une así a la presión que desde el pasado mes de abril vienen realizando los distintos municipios navarros por los que la pasa la carretera, mientras que, al mismo tiempo, el Gobierno Foral también baraja la posibilidad de  prohibir la circulación de camiones durante los fines de semana en la N-121A, entre otras medidas para esta vía que parecen conducir al desvío de camiones al peaje.