El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha confirmado que destinará 4.000 millones de libras, el equivalente a 4.761 millones de euros, al sector de la construcción naval para asegurar el futuro de esta industria en el país y poder entregar más de 150 buques en los próximos 30 años.

Se trata de un sector clave para el país y con esta medida, se pretende garantizar que continúe «en el corazón de la industria británica durante las próximas generaciones«. Así se expresó Johnson este jueves tras una visita al astillero de Merseyside, al norte del país.

Con este plan, el primer ministro trata de cumplir también con su promesa electoral de impulsar las economías regionales y crear nuevos puestos de trabajo. En la actualidad, el sector de la construcción de buques emplea a 42.600 personas a nivel nacional y aporta unos 3.330 millones de euros a la economía del país.

Como parte de su estrategia, el Ministerio de Transportes destinará unos 245 millones de dólares a la Oficina Británica para la Reducción de Emisiones en el transporte marítimo, con el fin de promover las inversiones en investigación y desarrollo para la construcción de buques de cero emisiones.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110