El especialista en la venta de carretillas usadas Remsa se ha convertido ahora en representante de VMAX, de origen chino, en España, donde ha empezado a comercializar sus nuevas carretillas elevadoras.

Desde 1982 había logrado sacar al mercado unas 7.000 unidades de segunda mano, pero cada vez se encarecía más el precio por la falta de unidades en este mercado. La situación le ha llevado a buscar otras soluciones para satisfacer la demanda, que pasan por estrechar lazos comerciales con fabricantes de China y Japón.

De hecho, se trata de una de las pocas empresas del sector que ha sido capaz de crear un mercado de exportación de carretillas usadas en esos países. Ahora, podrá ofrecer los productos de VMAX a un precio muy competitivo, aunque en este caso con máquinas nuevas, gracias a su trato directo con la fábrica y su política de venta directa al usuario final.

De momento, ya han vendido unas 250 unidades de la marca. Su gama se compone de de carretillas diésel automáticas con convertidor TCM, que montan los motores chinos Xinchai o los japoneses Yanmar, Isuzu o Kubota, pero también incluye carretillas eléctricas fabricadas en China cuya electrónica y controladores se fabrican en Estados Unidos bajo la marca Curtis.

Además, son carretillas fabricadas cumpliendo con los más estándares de calidad, que cuentan con el certificado CE.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110