En el contexto de la huelga decretada por el sindicato de maquinistas, que está teniendo graves consecuencias en la movilidad de los ciudadanos en las grandes ciudades, como consecuencia del incumplimiento de los servicios mínimos decretados por el Gobierno, Renfe y Semaf mantienen una guerra frontal que afecta a la formación de nuevos maquinistas para incorporarse al servicio en el operador ferroviario público.

En este sentido, Renfe asegura que el proceso de formación de unos 340 maquinistas se está dilatando al «no permitir el sindicato que vayan en cabina de los trenes más de una persona con el maquinista, cuando la normativa posibilita que pueda haber hasta cuatro personas».

La empresa pública tiene previsto incorporar a su plantilla 924 nuevos maquinistas, con lo que alcanzará el mayor número de maquinistas desde que se aprobó el Plan de Empleo en 2016.

A principios del presente año, Renfe tenía 5.250 maquinistas en plantilla. El operador prevé que a lo largo del año se jubilen 454 y que se incorporen un total de 924 maquinistas nuevos, lo que situaría el número total de maquinistas en 5.720, la cifra más alta de los últimos cinco años, según sus datos.

Renfe defiende que «la dilatación de los procesos de formación de los nuevos maquinistas, junto al mayor número de bajas médicas como consecuencia del covid-19 respecto a periodos anteriores, es una de las causas del descenso puntual del número de maquinistas, por lo que en los últimos meses se han producido ajustes y supresiones de trenes en el servicio de algunas líneas de alta frecuencia, como algunas líneas de las cercanías en Cataluña, Málaga, Madrid, Valencia o Bilbao, por ejemplo».

El operador ferroviario público asegura que tiene previsto incrementar la oferta de servicios comerciales con 78 nuevas circulaciones semanales durante este mes de octubre, pero que «los paros convocados por Semaf impiden que estos nuevos servicios puedan volver a circular hasta la tercera semana del mes».