Tras finalizar el plazo de recepción de solicitudes para su nueva oferta de empleo, Renfe iniciará las pruebas de selección para la contratación de 522 nuevos trabajadores. Se trata de su segunda incorporación de personal después de la crisis, tras la que llevó a cabo en 2015.

De los 522 puestos, 340 corresponden a maquinistas, divididos en 312 para tráficos de ámbito nacional y 28 para conexiones transfronterizas con Francia. Además, han ofrecido 80 empleos para operadores comerciales y otros 102 para operadores de fabricación y mantenimiento de trenes en distintas especialidades.

La oferta es fruto del plan de empleo que la compañía y los sindicatos acordaron incluir en el nuevo convenio colectivo, pactado en el mes de diciembre, que contempla la incorporación de nuevos trabajadores para cubrir las vacantes generadas por el plan de bajas voluntario para 750 empleados efectuado el año pasado.

De esta forma, la compañía aspira a rejuvenecer su plantilla, que en este momento presenta una edad media de 54 años, e incorporar nuevos profesionales para atender las necesidades de sus diferentes segmentos de negocio.

Además, Renfe cumplirá así con la tasa de reposición pactada en el plan de bajas y logrará consolidar el empleo temporal. También generará una bolsa de empleo con los solicitantes que no resulten elegidos para contactar con ellos en caso de futuras necesidades de personal.