Maquina eléctrica Bombardier de Renfe Mercancías

Composición de Renfe Mercancías.

En 2014, Renfe Mercancías ha registrado unas pérdidas de 53,9 millones, un 28% inferior a la de 2013, mientras que la rama industrial y de talleres, Renfe Fabricación y Mantenimiento, ha perdido 3,36 millones, tras reducir casi a la mitad (-44%) los ingresos por mantenimiento y reparación de trenes, hasta 316 millones.

En general, Renfe ha tenido unas pérdidas netas de 208,9 millones de euros en 2014, lo que supone multiplicar por nueve los ‘números rojos’ del ejercicio precedente, a pesar de elevar un 4,7% los ingresos por tráfico de viajeros y un 12,5% los de transporte de mercancías, según datos oficiales de la compañía.

Los resultados de la operadora pública se han visto afectados por el aumento del 22,2% del canon que paga a Adif por el uso de las vías, de las estaciones y del resto de infraestructuras ferroviarias, que supuso un total de 607,4 millones de euros.

Las cuentas de Renfe de 2014 también recogen el impacto de gastos financieros por 146 millones, de los relacionados con el proyecto del AVE La Meca-Medina, que se han multiplicado por seis y han sumado 21,7 millones, y por la dotación de 29,7 millones realizada para atender el expediente de regulación de empleo voluntario y universal que ha aplicado la compañía en el ejercicio anterior.

Los ingresos totales de Renfe han crecido un 5,7% el pasado año y han sumado 2.966,5 millones de euros, mientras que los gastos se han incrementado un 7%, hasta 2.751 millones de euros. Por su parte, el beneficio bruto de explotación, o Ebitda, de la compañía pública, que previsiblemente a comienzos de 2016 afrontará la entrada de competencia en tráfico de viajeros, se ha situado en 214,6 millones a cierre de 2014, lo que implica un descenso del 9,3% en comparación al ejercicio del 2013.

En el capítulo de ingresos, el transporte de mercancías en tren ha generado 248,9 millones de euros, un 12,5% más.

Renfe ha recibido el pasado año una compensación pública de 607 millones de euros para costear las circulaciones de media distancia convencional, o regionales, que presta por obligación de servicio público, para garantizar determinadas conexiones de interés social.

Por la parte de los gastos, además de los referidos al canon de Adif y al AVE a La Meca, destaca el aumento del 4% en gastos en energía. Por contra, la compañía ha recortado un 1,8% el gasto de personal y un 8,6% el correspondiente a los servicios a bordo de los trenes.