tren de Renfe Mercancias

El canon que paga por el uso de las vías, las estaciones y otras instalaciones se ha disparado un 35,4%.

Renfe ha obtenido un beneficio de 66 millones de euros hasta septiembre de 2017, multiplicando por más de 30 los dos millones del mismo periodo de 2016, gracias a la contención de las pérdidas de la división de transporte de mercancías, al recorte de los gastos financieros y al impulso del AVE.

En concreto, el transporte de carga ha registrado unas pérdidas de 20,8 millones de euros, lo que supone una reducción del 39,8% respecto a 2016. Para ello, el operador ha puesto en marcha un plan de rescate a principios de año, que incluía medidas como la venta de trenes y un plan de salidas voluntarias de trabajadores, además de reestructurar su negocio.

Todo apunta a que cerrará el año 2017 por primera vez en su historia sin números rojos, con un incremento del 8,4% en sus ingresos entre enero y septiembre hasta los 2.596 millones de euros, que han compensado el incremento del 7,1% en los gastos, que se han situado en 2.220 millones.

Se dispara el cánon de Adif

En este sentido, conviene señalar que el canon que paga a Adif por el uso de las vías, las estaciones y otras instalaciones se ha disparado un 35,4%, lo que ha supuesto unos costes de 620 millones para el operador, que acumula un beneficio bruto de explotación de 375,95 millones de euros, un 16,6% superior al del pasado año.

A este resultado también ha contribuido el descenso del 28,8% de los gastos financieros, gracias a la reducción del 2% de la deuda, que se sitúa en 3.910 millones, así como los ingresos de 4,8 millones por los negocios de talleres y los del alquiler de material, que han llegado a 2,3 millones. En cuanto a las divisiones de Alta Velocidad y Larga Distancia, han superado los 1.000 millones de euros, lo que supone un aumento del 4,7%.