El consejo de administración de Renfe ha aprobado solicitar al Ministerio de Hacienda la creación de una sucursal del operador en París.

De este modo, la empresa pública busca dar un paso decisivo para su internacionalización, así como para el desarrollo de oportunidades de negocio en Francia.

En este país, aprovechando la liberalización del transporte ferroviario de viajeros en Europa, la operadora española está llevando a cabo acciones encaminadas tanto a la puesta en marcha de servicios comerciales en alta velocidad en la línea París-Lyon-Marsella, como a la prestación de servicios públicos en las regiones de Grand-Est y de Haûts de France.

La creación de una sucursal de Renfe en París, que debe ser autorizada por el Ministerio de Hacienda, tiene por objeto el desarrollo de servicios de transporte en Francia, así como la prestación de otros servicios o actividades complementarias vinculadas al transporte y el ejercicio de funciones de representación de la empresa matriz española en el mercado galo.

El Plan Estratégico de Renfe 2019-2023-2028 contempla como uno de los pilares de la estrategia de la compañía impulsar el proceso de internacionalización, por lo que el operador analiza oportunidades de crecimiento internacional, tanto en Europa como en Estados Unidos e Iberoamérica.

Con este proceso, que contempla actividad en Alemania, la República Checa, Eslovaquia y Polonia, se tiene el objetivo de que un 10% de los ingresos totales de la compañía procedan de operaciones exteriores, tanto en alta velocidad como en servicio público, en un plazo de diez años.