El Banco Mundial ha detectado un incremento de las infraestructuras logísticas en todo el mundo, así como una mayor concienciación a nivel internacional de que la logística es, como explica el propio organismo internacional en su informe Connecting to Compete dado a conocer públicamente esta misma semana, «la trastienda del comercio internacional».

Este trabajo bianual analiza la competencia de un total de 168 países de todo el mundo en múltiples áreas relacionadas con la gestión de la cadena de suministro para elaborar un índice de competencia logística y entresacar las principales tendencias existentes en el sector a escala global.

En este sentido, el Banco Mundial afirma que la escasez de trabajadores debidamente cualificados es uno de los principales problemas del sector logístico en todo el mundo, algo que afecta por igual tanto a los países desarrollados como a los que están en vías de desarrollo.

Mientras que en el primer caso, la falta de trabajadores cualificados se centra en las categorías de actividades básicas y en conductores profesionales, para los países en vías de desarrollo se focaliza en la necesidad de perfiles directivos y de gestión.

Por otra parte, el análisis del Banco Mundial también detecta una preocupación creciente por la robustez de las cadenas de suministro, sobre todo en lo relacionado con los riesgos de seguridad tanto física de la propia mercancía y los medios de transporte y almacenamiento como lógica, en relación con los datos que viajan asociados al movimiento de mercancías a lo largo del ecosistema logístico.

Finalmente, el estudio incide en la necesidad de contar con cadenas logísticas más sostenibles desde un punto de vista medioambiental, aunque, a su juicio, esta es una preocupación más propia de los países con un mayor desarrollo económico.